Las figuras retóricas o figuras literarias son formas distintas de usar el lenguaje. Es una alteración de su uso normal que consigue llamar la atención y hacerlo más fácilmente recordable.

 

Puedes encontrar las figuras retóricas en versos y poemas pero su uso en el lenguaje coloquial también está extendido.

Por ejemplo, al contar tu historia podrías decir:

-Me fui al extranjero a probar suerte, pero las cosas no me fueron bien. Después de varias malas experiencias me vi forzado a volver a mi país.

 

O:

-Salí de casa para hacerme rico pero volví con los bolsillos vacíos.

 

Esto es un ejemplo de antítesis, una figura retórica que se basa en la oposición de ideas usando frases o palabras de significado contrario.

 

¿No te suena más original, cuidado y elegante?

 

 

Las figuras retóricas no son aburridas


A veces me gusta pensar en las figuras retóricas como en la ropa. Uno puede ir por la vida vestido como quiera y es posible que llegue a todos lados pero vestir de manera correcta en la ocasión adecuada puede abrirte puertas que de otro modo estarían tan cerradas como las de Moria.

 

Así que no pienses en las figuras retóricas como aquel tostón con nombres raros que te obligaba a memorizar el profesor de lengua en el instituto.

Los recursos retóricos son atajos. Son maneras originales y atrevidas de llegar a tu audiencia y diferenciarte de los demás.  Dotan a tus ideas de un vestido que embelesan al que lo oye y las hacen más propensas a ser escuchadas y aceptadas.
En cierto modo, podríamos decir que son una herramienta que ayuda a la persuasión. 

 

 

Hasta dónde yo sé existen más de 100 figuras retóricas. Cuántas más conozcas y domines más variedad de recursos estilísticos tendrás y más probabilidades de conseguir lo que buscas al hacer esa presentación, charla o conferencia.

 

Aun así, analizar y explicar 100 fórmulas me parece que nos puede acercar a esa experiencia soñolienta que sufrimos en los colegios mientras nos preguntábamos quién c**** les había puesto esos nombres tan raros.  Por eso he seleccionado las 25 principales figuras retóricas que te servirán para aparecer con elegancia en cualquier intervención pública que tengas.

 

 

 

Las 25 principales figuras retóricas


 

1- Aliteración

La aliteración es una figura retórica que consiste en repetir sonidos en palabras cercanas.

 

Ejemplo de aliteración:

Las presentaciones pomposas pierden de vista lo importante.

 

La aliteración sirve para captar la atención del público y añadir un toque de musicalidad a las frases. Esto último provoca, en ocasiones, que sea más fácil recordar lo que se dice.

 

 

2- Anadiplosis

Esta figura retórica consiste en la repetición de la misma palabra al final y al inicio de una frase.

 

Ejemplo de anadiplosis:

Los grandes oradores consiguen mover audiencias. Audiencias que hacen lo que les digan.

 

Al uso repetido de la anadiplosis se le conoce como concatenación.

Lo más temido de la oratoria son esos nervios; esos nervios que te impiden estar a la altura. Estar a la altura, por otro lado, es lo único que siempre has deseado.

 

Alargar la concatenación le puede añadir un aire artificial a la frase así que te recomiendo quedarte en una o dos.

La anadiplosis agrega una sensación de coherencia y preparación a tu discurso.

 

 

3- Anáfora

La anáfora es una de las figuras retóricas por excelencia. Muy usada en el discurso político, consiste en repetir las mismas palabras al inicio de distintas frases.

 

Ejemplo de anáfora:

Cuando cuentes algo no pienses en el qué dirán. Cuando cuentes algo que sea porque, de verdad, lo sientes. 

 

La anáfora dota de sonoridad a lo que dices y hace más impactantes y memorables las frases en las que la utilizas.

 

 

4- Anticlímax

Esta figura literaria se basa en enumerar distintos conceptos en orden decreciente respecto a su importancia o cantidad.

 

Ejemplo de anticlímax:

Le dediqué todos los días de la semana, todas las horas, todos mis minutos. Pero no fue suficiente.

 

El anticlímax es útil para añadir dramatismo a tu discurso ya que suele explotar la sensación de escasez, pérdida o dificultad.

 

 

5- Antítesis

Probablemente, una de mis tres figuras retóricas preferidas. La antítesis se basa en la oposición de ideas. No solo puedes conseguirla mediante antónimos, sino que también puedes usar frases que solo signifiquen lo opuesto en un determinado contexto.

 

Ejemplo de antítesis:

Cuando llegué me trataban como la oveja negra pero cuando salí lo hice como el rey de la selva.

 

Al llevar las ideas a los extremos, la antítesis logra reforzar su significado.

 

 

6- Asíndeton

Esta figura retórica se consigue al eliminar las conjunciones que deberían separar las palabras o las frases.

 

Ejemplo de asíndeton:

Esa ponente fue la mejor del día. Ágil, dinámica, controvertida, breve.  -se elimina la “y”-

 

La asíndeton añade velocidad a esa enumeración y vuelve tu discurso más pasional. 

 

 

7- Cacofonía

La cacofonía es la figura retórica que combina palabras de manera que resulten en una difícil pronunciación.

 

Ejemplo de cacofonía:

Tres tristes tigres tragaban trigo en un trigal. 

 

Los trabalenguas usan a menudo este recurso y suele ser útil para calentar la voz antes de una conferencia. 

 

 

8- Clímax

El clímax se crea con la enumeración de palabras o frases en orden ascendente en importancia o tamaño.

 

Ejemplo de clímax:

Empiezas con una palabra, sigues con una frase, continúas con un párrafo y, antes de que te des cuenta, ya has escrito una historia completa.

 

El clímax está pensado para aumentar el suspense y así mantener la atención de la audiencia.

 

 

9- Epístrofe

La epístrofe es la hermana gemela de la anáfora. Mientras una se basa en repetir los inicios de distintas frases, ésta se caracteriza por repetir los mismos finales en frases diferentes.

 

Ejemplo de epístrofe:

Para presentar ideas necesitas hablar en público. Para convencer a los demás necesitas hablar en público. Para enseñar cualquier cosa necesitas hablar en público.  En definitiva, para triunfar tanto en lo personal como en lo profesional necesitas hablar en público.

 

La epístrofe tiene unos efectos similares a la anáfora ya que consigue remarcar y reforzar una idea a base de repeticiones.

 

 

10- Equívoco

El equívoco es una figura retórica que se basa en repetir una palabra polisémica usando acepciones diferentes.

 

Ejemplo de equívoco:

Es capital poder visitar la capital.

 

El equívoco es una virguería del lenguaje que ayuda a reflexionar por un momento al público.

 

 

11- Eufemismo

Esta figura retórica trata de eludir el uso de una palabra o expresión desagradable sustituyéndola por otra expresión menos negativa.

 

Ejemplo de eufemismo:

Hablar bien en público es una habilidad que te puede servir para dejar de tener un sueldo ajustado.  (sueldo ajustado podría sustituir a sueldo de mierda)

 

El eufemismo sirve para que tu público acepte mejor una idea, un hecho o una medida que debes tomar.

 

 

12- Hipérbaton

El hipérbaton es una figura retórica que consiste en cambiar el orden lógico de los componentes de la oración

 

Ejemplo de Hipérbaton:

Difícil es que aprendas si no escuchas y lees a menudo.

 

*Inventado por Yoda fue el hipérbaton. Para llamar la atención y ser elegante sirve.

 

 

13- Hipérbole

La hipérbole es la figura retórica que se encarga de exagerar la realidad.

 

Ejemplo de hipérbole:

He ensayado más de mil veces, estoy seguro de que me saldrá bien.

 

La hipérbole busca llamar la atención y reforzar una idea, de ahí que se lleve al extremo.

 

 

14- Metáfora

La metáfora se da cuando identificamos un término complejo con otro simple y más fácil de entender.

 

Ejemplo de metáfora:

La sangre del bolígrafo es la mejor prueba de lo que cuesta escribir.

 

Existen muchos tipos de metáforas. Simples, complejas, descriptivas, etc. aunque esas distinciones hacen poco más que enredar.

Lo importante es que tengas claro esto. 

 

 

15- Oxímoron

Es un figura retórica que consiste en yuxtaponer dos términos opuestos. Fruto de ello, aparece un término con un nuevo significado.

 

Ejemplo de oxímoron:

Algunos salarios han mostrado este año un crecimiento negativo.

 

El oxímoron añade belleza, reflexión y un punto de novedad a las frases ya que esa oposición de ideas suele significar algo nuevo para el que lo escucha.

 

 

16- Parábola

La parábola es una narración en forma de historia que contiene una lección moral.

Aquí tienes un ejemplo de parábola

 

Las parábolas tienen como función explicar un concepto difícil o abstracto con una historia fácil de entender.

 

 

17- Paradoja

La paradoja es otra de mis figuras retóricas favoritas. Consiste en la oposición de ideas que, en principio, son contradictorias pero que, en realidad, muestran una verdad oculta.

 

Ejemplo de paradoja:

Cuanto más dura una discusión, más lejos está del final.

 

Las paradojas sirven para invitar a la reflexión y mostrar la complejidad de algunas ideas.

 

 

18- Paralipsis

La paralipsis es una figura retórica que consiste en afirmar que no se va a mencionar algo, cuando lo que se está haciendo es precisamente eso.

 

Ejemplo de paralipsis:

No diré que ha sido una de las peores presentaciones que he visto, sino que prefiero centrarme en la calidad de tu lenguaje no verbal.

 

La paralipsis sirve para enunciar algo que no se debería poder decir o para afirmar algo sin que luego se te pueda acusar de haberlo hecho. Donald Trump sabe muy bien de qué se trata.

 

 

 

19- Pleonasmo

El pleonasmo es una Figura retórica que consiste en añadir palabras innecesarias que no aportan nada al mensaje.

 

Ejemplo de pleonasmo:

Tranquilo, aunque lo hagas mal no vas a salir volando por los aires.

 

El pleonasmo busca reforzar el mensaje.

 

 

20- Polisíndeton

El Polisíndeton es una figura retórica que añade conjunciones innecesarias en una frase.

 

Ejemplo de polisíndeton:

La sala donde hablé era espaciosa y luminosa y elegante y céntrica y de fácil acceso.

 

El polisíndeton se suele usar con la intención de enfatizar las cualidades o la enumeración que se está realizando.

 

 

21- Prosopopeya

La prosopopeya es una de esas figuras literarias que se usan a menudo sin ser consciente de ello. Consiste en atribuir cualidades propias de seres humanos a elementos que no lo son.

 

Ejemplo de prosopopeya:

Las sillas vacías te miran al entrar.

 

La prosopopeya enriquece el lenguaje y los relatos al otorgarle vida a objetos inanimados.

 

 

22- Retruécano

El retruécano es una clase de quiasmo que consiste en invertir el orden de los elementos principales de la frase anterior para conseguir un significado nuevo y diferente.

 

Ejemplo de retruécano:

Necesitamos vivir simplemente para que otros puedan, simplemente, vivir.

 

El retruécano apela al contraste y consigue crear frases que puedes recordar toda la vida. 

 

 

23- Sarcasmo

Más que una figura retórica el sarcasmo es un modo de vida. Los que usamos el sarcasmo no lo hacemos como algo especial, es una de esas cosas que simplemente debemos hacer como comer, respirar o ver netflix.

El sarcasmo consiste en decir algo cuando justamente queremos significar lo contrario.

 

Ejemplo de sarcasmo:

Tu presentación ha estado muy bien, cuatro de los cien asistentes se han quedado hasta el final.

 

El sarcasmo se suele utilizar para criticar o burlarse de alguien o algo.

 

 

24- Sinécdoque

El sinécdoque es una figura literaria que consiste en designar el todo por una parte.

 

Ejemplo de sinécdoque:

Tengo muchas bocas que alimentar.  (Aquí, bocas, se refiere a personas)

 

El sinécdoque sirve para llamar la atención del que escucha pues ofrece algunas expresiones nuevas.

 

 

25- Sórites

El sórites es una figura retórica que consiste en una serie de frases verdaderas encadenadas de modo que el sujeto de una es el predicado de la anterior. Así se suele llegar a una falacia gradualmente.

 

Ejemplo de sórites:

El que ahorra tiene dinero

El que tiene dinero compra muchas cosas

El que tiene muchas cosas es feliz

Así que los que ahorran son felices. 

 

 

Igual que no saldrías a la calle con dos chaquetas, tres bufandas y seis pares de zapatos, no abuses de las figuras retóricas. Úsalas a destajo y te harán parecer del siglo pasado. Úsalas con discreción y ellas te ayudarán a sonar más elegante, distinguido e inteligente.

 

¿Me dejo alguna de las importantes? ¡Ayúdame a mejorar el post con un comentario!