3-2-1 llega el momento final, estás a punta de acabar el discurso. Pones tu última diapositiva en la que se lee “Muchas gracias” mientras agradeces al público su atención. Empiezan los aplausos y te sientes satisfecho.

¿Es esa la mejor manera de acabar?

Definitivamente, no.

 

Antes de dar tu discurso público has construido un mensaje, un mensaje que has trabajado durante días, tal vez semanas.

En tu exposición has usado metáforas, ejemplos o historias para ejemplificar ese mensaje y tratar de que cale en la mente del público. Has argumentado apelando a la lógica y a las emociones. Has construido una estructura fácil de seguir y has usado transiciones suaves para pasar de un punto a otro. Has trabajado todos los elementos del discurso y ahora, cuando llega el final, ¿acabas con un “Muchas gracias”?

¡Come on!

 

Las partes de un discurso que debes tener en cuenta

Las fases del discurso más importantes son el inicio y el final. Aquí hablé sobre cómo empezar un discurso y en el artículo de hoy te enseñaré cómo terminar un discurso para acabar a lo grande.

Si fueses una estrella del rock y estuvieses dando un concierto, ¿Con qué canción acabarías? ¿Con un tema de poco calado o con un gran éxito que vuelva loco al público?

Nuestras mentes son más pobres de lo que creemos y no recuerdan todo lo que nos gustaría pero sí que recuerdan los finales.

El final, es el momento más importante, es con lo que se va a quedar tu público, es por lo que te recordarán o te olvidarán.

 

Como terminar un discurso

La primera sugerencia que te doy es que huyas de las manidas frases para concluir tipo: Ha sido un placer, he disfrutado mucho con vosotros, etc.

No hay nada malo en ellas, lo malo es que sean las últimas palabras que digas.

Hay que acabar con fuerza, con poder, hay que dejarles con ganas de ver otro discurso tuyo y éstas son tres maneras efectivas de conseguirlo:

 

1- Cierre circular

Para mí, la más potente y efectiva.

El cierre circular consiste en recoger algo que hayas dicho al principio del discurso y usarlo para cerrar.

Imagina que has empezado tu charla con la célebre cita de Henry Ford:

“Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, tienes razón.”

A continuación le cuento a mi audiencia la importancia de creer en uno mismo, de la fe, de la perseverancia y de cómo todo ello te llevará al éxito.

¿Cómo concluir este discurso? Cuando se acerca el momento del final les dices:

“Así que creed en vosotros, creed en vuestras posibilidades porque, si no lo hacéis, nadie lo hará. Pero si creéis podréis conseguir cualquier cosa porque, como dijo Henry Ford: “Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, tienes razón.”

 

2-  Llamada a la acción

Esta estrategia es útil cuando quieres que la gente haga algo específico al acabar un discurso.Muy efectiva para discursos persuasivos.

Imagina que trabajas para una ONG y das una charla para captar fondos. Tu objetivo principal es conseguir donaciones (aquí expliqué cómo lograrlo ) y tus últimas palabras podrían ser:

“Así que si queréis que salvar la vida de un niño de 2 años lo tenéis fácil. Donad 10 euros. Dejad 10 euros en esa enorme caja que veis allí y ayudad, no ya a un niño sino a una familia entera.”

 

3-  Anáfora

La anáfora es una figura retórica que consiste en comenzar distintas frases con las mismas palabras. Canciones, películas y poemas están llenos de este recurso.

Estabas ojeando temas para un discurso y te decidiste por hacer un discurso corto sobre tu visión de un mundo mejor. Lo acabas así:

Me gustaría un mundo con menos críticas y más sonrisas

Me gustaría un mundo con menos golpes y más abrazos

Me gustaría un mundo con menos mentiras y más honestidad

Me gustaría, en definitiva, un mundo mejor.

 

Un pequeño detalle sobre cómo se hace un discurso

Para hacer un discurso debes crear un buen inicio y un buen final pero… ¿tiene que ser en ese orden?

Finalizar un discurso a lo grande no es sencillo y se vuelve mucho más complicado cuando estás encorsetado por una estructura ya creada.

Prueba a empezar por el final y, cuando lo tengas, construye el resto del discurso.  Ahh, y no te olvides contarme cómo te ha ido. 😉

 

¿Quieres que estas estrategias se te queden grabadas?  Clica en el vídeo de abajo y ayuda a tu memoria a almacenarlo en un lugar seguro.