Hay dos cosas que vuelven a casa por Navidad. El anuncio de Freixenet y el Almendro.

Hoy quiero hablarte del primero.

 

El anuncio de cava más famoso de la tele

Seguro que no habías pensado en el cava catalán en todo el año – o puede que, dadas las circunstancias de los últimos meses, sí– pero durante estos días verás tanto el anuncio que pensarás que es un perfume.

 

Durante muchos años, Freixenet ha contratado a una agencia de publicidad para que ruede un anuncio de gran presupuesto que acapare el protagonismo en estas fechas señaladas. Creo recordar que la protagonista suele ser una actriz, modelo o incluso deportista -a la que se se le suele llamar burbujita– pero este año han apostado por algo distinto.

Este 2017 esa agencia decidió contar con Ricardo Darín y Michelle Jenner como protagonistas del spot para la pequeña pantalla.

Y decidieron, además, escoger el noble arte del brindis como elemento central del anuncio.

 

Mola.

 

Hay gente que tiene auténtico pavor a los brindis. Los he visto. Esos que ríen nerviosamente y bajan la cabeza cuando el familiar o amigo maquiavelo les insta a decir unas palabras.

Se les acelera el corazón, les empiezan a sudar las manos y los balbuceos se convierten en su forma de comunicación primaria.

Sabe mal verlos porque ves que sufren y suelen acabar en una retahíla de repeticiones y clichés que no conectan con nadie. A esos familiares o “amigos”: tened cuidado ¡que el karma siempre vuelve!
 

Un brindis de contrastes

Volviendo al anuncio de las burbujas, nos desean Felices Fiestas mediante un Ricardo Darín espléndido. Es en él en quién me quiero centrar. Mejor dicho, en su brindis de 45 segundos.

Un brindis de contrastes.

Expliqué en qué consiste esta técnica aquí.  

Y en el anuncio de este año utilizan esta estrategia hasta  tres veces. Y eso que no tiene demasiado tiempo. Pero Ricardo Darín  –o el guionista– es un experto.

 

Empieza con un:

No tengo palabras pero sí sentimientos. Muchos sentimientos.

Contraste y cuasi anadiplosis de regalo.

Sigue con:

Y qué decir de ustedes, no pueden ser más únicas –mientras la cámara enfoca a dos gemelas-.

Este contraste juega con lo visual para cobrar sentido.

Y acaba con un:

Si soy nuevo, no es por llegar el último sino porque lo que me han hecho sentir es nuevo para mí.

Cuando Michelle Jenner le dice que ha sido un poco cursi seguramente tenga en mente este tramo pero a la suegra ya la tiene ganada. Recuerda machote, lo que a ti te suena cursi puede que emocione a los demás.

 

Ya lo sabes, si estas Navidades quieres que te recuerden por un gran brindis, usa los contrastes.  Si no sabes de qué va, puedes leer las instrucciones.

 

En Freixenet son expertos en brindar

Pero no todo son contrastes. Para que un brindis guste tiene que cumplir unos requisitos. Hablé de 3 de ellos aquí  y, como no podía ser de otra manera, los tres aparecen en este anuncio.

 

1- Agradecimiento.

Una forma clásica y sencilla de dirigirse a los demás. Mejor no hacerlo al principio  -como Darín- pero nadie te va a tirar los cubiertos a la cara por hacerlo.

2- Vulnerabilidad

No tengas miedo de mostrar tus sentimientos. Clint Eastwood solo hay uno y no eres tú.

3- Brevedad

A nadie le gustan los brindis demasiado largos. Y es fácil caer en uno de ese tipo cuando no se tiene guión.  ¿Una regla? 1 minuto siempre les dejará contentos.

 

El brindis del anuncio de Freixenet quizás no sea el brindis perfecto. Pero se ha quedado cerca.

¿Quieres verlo entero?

 

 

 

Y tú, ¿Te vas a atrever en estas Fiestas?