Las falacias lógicas son una trampa argumentativa con un objetivo: engañar al oponente.

No te escandalices, a menudo intentamos engañar al otro. El ajedrecista experto lleva las piezas a un lugar para atacar a otro, el futbolista amaga con salir por la izquierda para irse por la derecha, el mago centra tu atención en un lugar para sacar un conejo de la chistera.

Pero en el juego del debate, las falacias no son bienvenidas porque, cuando se trata de llegar a laverdad, no todo vale.

Qué son las falacias


Falacia proviene del latín: fallacia, que significa engaño.

Una etimología bastante reveladora.  

En matrix, un deja-vu significaba un fallo en el sistema. Era la alarma para identificar cambios en matrix y la cercanía del peligro.  

En un debate o una discusión, las falacias son esa alarma. Esa señal que te indica que alguien te está intentando engañar.

Aunque no son exactamente lo mismo, a las falacias se les conoce también como sofismas.

Falacias para engañar… ¿siempre?


A menudo, las falacias se usan con la intención de engañar y tratar de imponer tu visión sobre el otro, pero, en ocasiones, se usan sin querer. Al desconocerlas, pensamos que estamos utilizando un razonamiento válido, pero en su lugar usamos un argumento falaz.

Dicho esto, un argumento falaz no necesariamente posee una conclusión falsa. Detectar una falacia no implica refutar la conclusión del otro sino invalidar el razonamiento que ha utilizado para llegar a ella.

Por ejemplo, podría decir que:

Nunca he oído una palabra de queja de mis vecinos así que todos deben considerarme un buen vecino.

Aquí hay una falacia por generalización precipitada.

Que no haya oído ninguna queja no quiere decir que no la hayan hecho, pueden haberse quejado a mis espaldas. Además, podrían considerarme un mal vecino y no expresar sus quejas.

Como te decía, el hecho de que exista una falacia en el razonamiento no implica que la conclusión sea mentira. En este caso, la conclusión podría ser correcta -que me considerasen un buen vecino- el problema es que no he usado un razonamiento válido para llegar a ella.

Clases de falacias


Existen varias clasificaciones de falacias. Una de las más extendidas es la que las clasifica en falacias no formales y falacias formales.

Las falacias no formales son aquellas en las que el contenido de las proposiciones no es válido. Por ejemplo:

“Pablo ha dicho que hay fondos suficientes para implantar una renta universal básica así que debe ser cierto. Lo que pasa es que están despilfarrando los presupuestos”.

Aquí tendríamos una falacia ad veracundiam, enmarcada dentro de las falacias no formales, que se da cuando argumentamos como razón principal la autoridad de alguien en un determinado campo.  

Te mostraré más sobre esta falacia frecuente en breve.

Por otro lado, las falacias formales son aquellas en las que el fallo no está en el contenido sino en la estructura de las proposiciones. Por ejemplo:

Si me llama es que le intereso. No me llama, por tanto, no le intereso.

Aquí tendríamos una falacia por negación del antecedente, perteneciente al grupo de las falacias formales.

De todas formas, siempre he sido más amigo de los ejemplos que de las clasificaciones así que quiero mostrarte algunos ejemplos de falacias con sus definiciones independientemente del grupo al que pertenecen.

No están todas las que existen, pero en esta lista de falacias tienes las 10 más habituales. Si quieres profundizar sobre el tema, puedes encontrar más información aquí.

Las 10 falacias más usadas para engañarnos


1.Falacia ad hominem

La falacia ad hominem o argumento ad hominem, consiste en dar por sentada la falsedad de una afirmación usando como argumento quien la emite o la defiende.

Se trata de desacreditar la proposición de alguien atacando al emisor en lugar de a la idea.

Ejemplo de falacia ad hominem

Susana dice que la cadena perpetua reduciría la tasa de criminalidad, pero dado que ella es bastante ignorante, seguramente no sea así.

Aquí usamos a Susana como argumento para descalificar una idea y ese no sería un razonamiento válido.

Cómo combatir la falacia ad-hominem

Cuando detectas la falacia puedes hacer dos cosas:

1.Pon de manifiesto que está rebatiendo la validez de la idea porque la dijo alguien y no por la calidad de la idea en sí y pide que te dé un razonamiento válido. Si tu rival insiste en que la poca ética, moralidad o conocimiento de esa persona debería ser suficiente para invalidar tu idea puedes usar la segunda estrategia.

2.Contra-ejemplo. Escoge algo que dijese la persona que están atacando con lo que sea difícil no estar de acuerdo. Por ejemplo:

Susana también dijo que las vacunas han salvado millones de vidas. ¿Tampoco estás de acuerdo con eso?

falacia-ad-hominem

2.Falacia ad veracundiam

La falacia ad veracundiam o argumento ad veracundiam pretende defender una proposición apoyándose en la autoridad de quien la defiende, utilizándola como garantía absoluta de certeza.

Se trata de dar validez a un argumento porque una persona de autoridad piensa lo mismo.

Podría considerarse el opuesto de la falacia anterior. Los dos comparten la búsqueda del argumento en una persona, pero mientras en la falacia ad hominem se usa para atacar una idea en la falacia ad-veracundiam se usa para defenderla.

Ejemplo de falacia ad-veracundiam

“Pedro dice que el déficit es bueno y es economista así que será cierto.”

Aquí se intenta argumentar que el déficit es bueno apoyándose en la autoridad que el título de economista le da a Pedro.

Cómo combatir la falacia ad-veracundiam.

Usando las mismas estrategias que en la falacia anterior. Podrías pedirle que separe la persona de la idea o usar un contraejemplo. En este caso el contraejemplo debería estar basado en algo falso que dijo la persona que él está citando.

“Pedro también dijo que el paro bajaría este año y ya ha subido un 4% así que no es una fuente fiable.”

falacia-ad-veracundiam

3.Falacia del falso dilema

La falacia del falso dilema se da cuando se presentan dos opciones como las únicas posibles ante una eventual elección.

Esta falacia se usa a menudo como arma arrojadiza en política para caricaturizar las propuestas del adversario.

Ejemplo de falacia del falso dilema

-¿Legalizará la pena de muerte o se pondrá del lado de los delincuentes?

En este caso, se presentan dos propuestas opuestas como si fuesen las únicas opciones a elegir de modo que te obliga a situarte en una de las dos polaridades.

Cómo combatir la falacia del falso dilema

Para combatir esta falacia puedes enumerar la gama de grises que existe entre la dicotomía que presenta tu adversario. “No legalizaremos la pena de muerte, pero castigaremos con más dureza a los delincuentes.

falacia-falso-dilema

4.Falacia del punto medio

La falacia del punto medio se basa en afirmar que la verdad debe encontrarse en el punto medio entre dos proposiciones extremas.

Suele funcionar por la voluntad integradora de la mayoría de personas, pero la verdad o la mejor solución puede estar perfectamente más cercana a un extremo o a otro.

Ejemplo de falacia del punto medio

“A mi abuelo le gusta tomarse 4 copas de vino al día, pero el médico dice que solo debería hacer una. Supongo que lo mejor sería un término medio; dos copas al día”

Como ves, se llega a una conclusión por el mero hecho de estar en el centro de dos posturas, no por una argumentación lógica.  

Cómo combatir la falacia del punto medio

Dejando claro que el hecho de ser el punto medio no asegura que sea la verdad o la solución correcta. En este caso, un contra-ejemplo suele ser útil.

Si tú quieres vender tu coche por 10.000€ y yo te ofrezco 1€, la solución óptima es que lo vendas por 5.000€ porque es el punto medio. ¿Me lo venderías?

falacia-punto-medio

5.Falacia ad populum

La falacia ad populum o argumento ad populum se comete cuando se trata de defender una idea apelando a la cantidad de personas que la defienden.

Seguro que has oído alguna vez aquello de: “Dos millones de clientes no pueden estar equivocados.”

Ejemplo de falacia ad populum

“Gran Hermano no puede ser tan malo si lo ven 3 millones de personas. “

Aquí se valora la calidad de algo por la cantidad de personas que lo consumen en lugar de usar criterios lógicos.

Cómo combatir la falacia ad populum

Hace poco usé la falacia ad-populum para defender una idea, no recuerdo cuál, pero sí que recuerdo la respuesta que me dieron: “Durante miles de años todo el mundo creía que la Tierra era plana y eso no lo hizo cierto”. Tal vez te sirva a ti también para ilustrar que lo que cree la mayoría no es siempre lo correcto.

falacia-ad-populum

6.Falacia post hoc, ergo propter hoc

Esta falacia, además de tener un nombre molón, se puede ver a menudo cuando se asegura que algo es causa de otro algo por el simple hecho de precederlo en el tiempo.

Se suele usar para atribuirse méritos infundados o para acusar al contrario de tomar malas decisiones.

Ejemplo de falacia post hoc, ergo propter hoc

Cuando ustedes cambiaron las leyes para favorecer la inteligencia artificial, aumentó el paro.

Aquí asumimos que el paro aumentó a causa de cambiar las leyes pero puede que esos dos elementos no tengan relación causal o que el paro aumentase por otras razones.

Cómo combatir la falacia post hoc, ergo propter hoc

Poniendo en duda la relación causal entre A y B mostrando otro elemento que pudiese ser el causante de ese efecto.

El paro ha aumentado porque hay una recesión generalizada. Tenemos menos demanda que hace 2 años, por lo tanto, las empresas crean menos oferta y necesitan menos trabajadores. Ya pasó en el 89, en el 93 y en 2006.

Falacia-post- hoc-ergo-propter-hoc

7.Falacia de la pendiente resbaladiza

La falacia de la pendiente resbaladiza o de la bola de nieve es de la misma familia que la anterior ya que juega con las relaciones de causa efecto, en este caso futuras.

Consiste en augurar un efecto B si tiene lugar un hecho A, sin existir demostración causal alguna.

Ejemplo de la falacia de la pendiente resbaladiza

“Si Putin sale reelegido, en menos de dos años algún país de Europa será blanco de sus misiles.”

En este caso, se da por sentado que sucederá algo sin tener en cuenta posibles contingencias o distintos escenarios.

Cómo combatir la falacia de la pendiente resbaladiza

Pregunta cómo exactamente sucederá B y plantea escenarios alternativos en los que eso no sucedería.

¿Cómo sabes exactamente que Putin ordenará atacar misiles a algún país de Europa?

Putin ya lleva gobernando 20 años, ha sido re-elegido tres veces y nunca atacó con misiles a países Europeos. ¿No crees que podría ser re-elegido y seguir sin atacar?

falacia-pendiente-resabaladiza

8.Falacia del espantapájaros

Conocida también como la falacia del hombre de paja, esta falacia lógica consiste en caricaturizar o exagerar el argumento de tu rival para poder atacarlo con más facilidad.

Ejemplo de falacia del espantapájaros

-Los niños deberían tener siempre la supervisión de un adulto cuando juegan en un parque.

-Así que usted cree que los niños nunca deberían hacer nada por sí mismos. ¿Cómo aprenderán entonces?

En este caso hay una tergiversación del significado de la primera frase ya que en ningún momento aparecen las palabras “nunca” ni “nada” que le dan un toque extremista a la proposición. Lo que busca es exagerar la afirmación para poder rebatirla más facilmente.

Cómo combatir la falacia del espantapájaros

Vuelve al punto de vista que estabas defendiendo y especifica tu idea de manera que la acotación de tu rival pierda el sentido.  Un contra ejemplo que desvirtúe la proposición de tu oponente siempre es efectivo.

No he usado las palabras “nunca”, ni “nada”. Solo me refería al parque. Hay contextos como una clase o su habitación en los que pueden estar sin supervisión y desarrollar aprendizajes.

falacia-espantapajaros

9.Falacia ad logicam

La falacia ad-logicam tiene lugar cuando se afirma que una conclusión es falsa porque proviene de un razonamiento falaz.

Ejemplo de falacia ad logicam

-La biblioteca de mi ciudad es el edificio con más libros que he visto. De hecho, es el edificio con más libros de toda la ciudad.

-Puede que haya otros edificios que no hayas visto y que contengan más libros que la biblioteca así que ésta no es el edificio con más libros de la ciudad.

En la segunda frase se niega la conclusión por haber llegado a ella a través de una falacia de generalización apresurada. Es cierto que se usa un razonamiento no válido, pero eso no significa que la conclusión sea necesariamente falsa.

Como combatir la falacia ad logicam

Puedes hacerlo en dos pasos.

1.Reconoce que has usado una falacia y que el razonamiento no es válido.

2. Usa otro argumento que no sea falaz para reafirmar tu razonamiento.

Tienes razón, no he visto todos los edificios de la ciudad, pero en la biblioteca tienen un archivo con todas las colecciones de libros y allí sí que aparecen todos. La biblioteca tiene 145.000 ejemplares y el segundo de la lista 23.000.

falacias-ad-logicam

10.Falacia ad ignorantiam

La falacia ad ignorantiam o argumento ad ignorantiam consiste en afirmar que algo es verdadero porque es imposible demostrar su falsedad o viceversa.

Ejemplo de falacia ad ignorantiam

“Si no hemos podido encontrar vida extraterrestre es porque no hay vida fuera de nuestro Planeta. “

Como ves, se da como cierta una idea por el hecho de no poder demostrar lo contrario.

Cómo combatir la falacia ad ignorantiam

Poner de manifiesto que, para demostrar algo, se tienen que aportar hechos de ese algo. El desconocimiento no da carta blanca para inventarse teorías opuestas y aceptarlas como ciertas.

Algunos contra ejemplos como defender la existencia del Monstruo del lago Ness o el Bigfoot y que no hay pruebas de lo contrario puede ayudarte a defender que el hecho de no poder demostrar la no existencia de algo no lo convierte en verdadero.

falacia-ad-ignorantiam

Descubre y clasifica las falacias


Si ya te has leído todas las falacias es hora de ponerte a prueba.

A continuación te presento cinco ejemplos de entre las 10 falacias más comunes que hemos visto. ¿Eres capaz de descubrir de cuáles se tratan?

Yo no entiendo mucho de piscología, pero si Daniel Kahneman fue premio Nobel debe llevar razón en esto.

¿Has aprobado el examen? ¡Qué bien! Al final, ponerle una vela a San Antonio ha funcionado.

Tenemos dos opciones: subir los impuestos y sobrevivir o dejarlos como están y llevar al país a la quiebra.

Si no detenemos el cambio climático, en cinco años no tendremos planeta.

Todos mis vecinos tienen la misma alarma y nunca les han entrado a robar, está claro que es la más efectiva.

Si tienes claras todas las falacias seguro que ahora estás más preparado para que no te engañen.

La próxima vez que estés en una discusión o un debate, presta atención a las relaciones de causalidad y a las referencias a terceras personas y tendrás mucho ganado.

COLABORA CON
EL BLOG

Nachotellez.com puede aportar ideas, recursos y sugerencias de manera gratuita gracias a la generosidad de sus lectores. Si encuentras útil el material de esta web, por favor, considera la opción de colaborar.