Una cerveza se puede vender de muchas maneras.

Una podría ser remarcando sus características positivas. Podrías hablar de su graduación alcohólica, de su suavidad o de su frescura.

Otra manera podría ser apelando a sus beneficios. Podrías hacerles ver a tus clientes que cuando beban tu cerveza van a sentirse muy bien, van a aliviar su sed o van a pasar un buen rato.

 

Hoy, vamos un paso más allá.

Este es el último post de una serie de tres sobre storytelling. Si has caído aquí sin ver los otros dos te recomiendo que leas esto para saber qué es y por qué funciona el storytelling y esto otro para descubrir cómo hacer un storytelling en cinco minutos.

Volvamos a lo de hoy. Decía que podías ir un paso más allá, ¿verdad?

 

El gran Luis Tosar y los creativos de Voll Damm decidieron hacer un anuncio que hace honor a ese eslogan de Voll Damm tan conocido: doble o nada.

Podían haber hablado de las características de la cerveza, podían haber hablado de los beneficios, pero también podían hacer algo diferente. Podían contarte una historia.

 

E hicieron esto:

 

Si estás leyendo sin haber visto el vídeo, por favor, dedica dos minutos a hacerlo. Vale la pena solo por ver al actor Luis Tosar. Pero si aún así decides seguir sin verlo, esto es lo que te estás perdiendo.

 

“Es una “Marzen” beer, cerveza de Marzo. ¿ Y sabes por qué se llama así? Porque era la cerveza que se hacía en Marzo. Hasta aquí fácil ¿no?

 

En la edad media, al no existir refrigeración, ni prácticamente conocimientos de microbiología, los cerveceros tenían que dejar de producir durante los meses cálidos de verano porque las altas temperaturas permitían que algunas bacterias sobreviviesen y echasen a perder la producción.

 

Pero un maestro cervecero tuvo una idea genial: durante la producción de marzo todos trabajarían más duro para elaborar una cerveza mucho más potente. Añadirían más malta a la fórmula tradicional. El doble de malta. Buscando una cerveza con mucho más cuerpo que resistiría muchísimo mejor los embates del calor.

Con ello consiguieron que por primera vez en la historia el consumo de cerveza fuera posible durante todo el año.

 

Voll Damm es una cerveza doble Malta. Se produce con ingredientes 100% naturales, con cebada solo de variedades puras y malteada en su propia maltería.
La doble cantidad de malta le confiere más aroma, más sabor y más cuerpo.

 

La Voll Damm recibe unos primeros lúpulos amargos en el brasaje y más tarde, justo antes de que comience el mágico proceso de la fermentación, se le añade un nuevo lúpulo proveniente de la muy reconocida y prestigiosa región bávara de Hallertau.

 

No amigo, no todas las cervezas son iguales.

 

Es como si me dijeses que todos los peces son iguales.”

 

Buen texto y brillante interpretación. Pero no quiero centrarme en eso.

Volvamos a las tres etapas básicas de un storytelling que te comenté el artículo anterior:

 

Situación – Complicación – Solución.

 

Este storytelling las cubre a la perfección.

 

Situación: En la Edad Media, también se hacía cerveza como en nuestros tiempos. Aunque algunas cosas eran diferentes.

Complicación: Dado que no existían los conocimientos científicos ni cerveceros que tenemos ahora, se veían obligados a parar la producción durante los meses cálidos, porque el calor podía echar a perder la cerveza.

Solución: Trabajan más duro y añaden el doble de malta para crear una cerveza con más cuerpo que pueda resistir las altas temperaturas veraniegas.

Situación-complicación-solución. Un trío sencillo que siempre funciona.

 

¿Has visto este esqueleto en algún otro anuncio o storytelling? ¡Cuéntamelo para aprender todos juntos!