La metodología que funciona

Para hacer una gran presentación puedes hacer dos cosas:

 

La primera es apuntarte a un club de oratoria tipo Toastmasters y pasar allí un año hasta que hagas unas 10 presentaciones y cojas técnica y confianza.

La segunda es contratar a alguien que haya recorrido ese camino y que tenga desglosado un método que funcione.

 

 

Hoy te voy a contar cómo trabajo yo y qué hacen mis clientes para obtener una gran presentación

Lo primero de todo es tener una presentación en mente. Puede ser de trabajo, social o de ocio. Pero necesitas algo sobre lo que trabajar.

El método no funciona si no puedes aplicarlo a algo.

 

 

En qué consiste

 

Una vez tengas decidida la temática de tu presentación pasamos por 4 estadios distintos.

 

1- Presentación y lluvia de ideas

Hablamos y me dices qué tipo de charla vas a dar, por qué la tienes que dar, qué sientes, qué experiencias previas has tenido, cuánta gente tendrás delante, cuándo es el día D, qué tienes pensado incluir en la presentación, etc. Nos ponemos en modo lluvia de ideas y vamos recopilando información.

 

2- Respuesta a las tres grandes preguntas

La mayoría de personas no estructuran la presentación de una manera esquemática sino que se limitan a escoger los puntos que ellos consideran principales y los desarrollan. El resultado de eso son presentaciones sin foco. Presentaciones grises que no llevan a ningún lado.

Si quieres conseguir algo –tu objetivo- con esta presentación me tendrás que responder –con detalle- a tres preguntas que te haré antes de empezar.

 

3- Envío de material

En esta fase me tienes que mandar todo lo que tengas preparado. Si es un texto detallado mejor. Si solo tienes las ideas desarrolladas trabajaremos con eso. Si tienes preparadas diapositivas y quieres que las trabajemos, también me las mandas.

Yo revisaré toda la documentación y en pocos días pasaremos a la siguiente fase.

 

4- Intercambio de información

Te mandaré tu presentación revisada con mis sugerencias. Algunas te gustarán mucho y otras menos. No tienes que aplicarlas todas, solo las que te parezcan mejor. Al fin y al cabo eres tú quién dará la charla y te tienes que sentir cómod@ y confiad@.

Leerás mis sugerencias, modificarás el texto y me lo volverás a mandar para que haga una segunda revisión.

Repetiremos este proceso hasta tres veces para conseguir el contenido perfecto.

El mismo proceso se aplicará para las diapositivas en caso de que las necesites.

 

 

Cuánto dura

 

Todo el proceso dura unos 25 días. El plazo final depende también de ti pues cuanto antes me mandes las modificaciones antes me podré poner a trabajar yo en las siguientes revisiones.

Aquí tienes más información sobre cómo lo hago.

El resto es practicar y esperar los aplausos de tu público. 🙂

 

 

Pero hay otra opción. Si además de tener una buena presentación quieres aprender a hacer todas las que tengas en el futuro, puedes pasarte por aquí.