Alfombra roja.

Actores y actrices con sus vestidos.

Millones de pares de ojos tras sus pantallas esperando conocer los ganadores de los Oscar.

Eso fue ayer.

Hoy te cuento, no las películas oscarizadas, sino el que, para mi, ha sido el mejor discurso de toda la ceremonia.

Los nominados


De entre las películas ganadoras empecé por “La Favorita”, que tenía a Olivia Colman entre las nominadas.

Algunos dirán que, el suyo, es el mejor discurso de la gala. Puede que tengan razón. Tiene humor y se la ve visiblemente emocionada, aunque con una actriz, uno nunca sabe.

En cualquier caso, me parece que podría tener más sustancia. Mi impresión es que se quedó solo en agradecimientos.

Luego vi el de Lady Gaga y me sonó a acumulación de tópicos. Los tópicos y los clichés son peligrosos. Si se sueltan sin revestirlos con algo más -una historia o unos datos, por ejemplo- corres el riesgo de que suenen vacíos.

Seguí con el discurso sobrio y desapasionado de Mahershala Ali, la lectura de Spike Lee (¿en serio no puedes memorizar 200 palabras para una ocasión como esa?), el alegato de Regina King y cuando había perdido toda esperanza, me topé con Rami Malek.

El discurso ganador


Rami Malek es el actor que encarna a Freddy Mercury en Bohemian Rhapsody.  Como aún no la he visto, para mí todavía es el “prota” de Mr. Robot, una de las series con el mejor primer capítulo que he visto nunca.

Y ahí, ya me gustó un poco más la gala de los Oscars de 2019.

Si te soy sincero, a mí la entrega de premios, me importa más bien poco. Lo que deseo cuando rebusco entre tanto discurso es encontrar algo fresco, original y conmovedor.

En esta ceremonia no lo encontré, pero me conformo con lo que vi.

Lo mejor del discurso de Rami Malek en los Oscar


Específico vs. Genérico

Los agradecimientos son obligatorios, pero si solo te ciñes a ellos, no aportas mucho. Rami Malek cumple con el protocolo pero, además, añade un pequeño comentario que da credibilidad a lo que dice.

En lugar de decir:

“Gracias a Graham King y a Dennis O’Sullivan”

los nombra y luego reconoce:

“Sé que yo no era la elección más obvia pero parece que funcionó.”

Cuando elogias o agradeces, decir el porqué, es lo que marca la diferencia.

Uso de analogía

Hace una analogía con la vida de Freddy Mercury y la suya como personas extranjeras que se buscan a sí mismas y tratan de vivir una vida sin remordimientos. Me parece una manera acertada de encajar la persona premiada con la razón de ese premio.

De hecho, se ha llevado el mayor aplauso al definirse como un inmigrante de Egipcio.

Las analogías y las metáforas siempre funcionan.

Love is in the air

Mientras preparaba el post he descubierto que conoció a su actual novia –Lucy Boynton- en el rodaje de Bohemian Rhapsody. Parece que están enamorados de verdad -fíjate en cómo lo mira en el 1:40- y apelar al amor es una de las maneras más efectivas de generar emociones. Desde los múltiples besos antes de subir al escenario hasta el cierre dirigiéndose a ella me ha parecido referencias bonitas y que generan simpatía y conexión con el público.

Cómo lo hubiese mejorado


Menos muletillas

Es difícil cuando estás en plena gala de los Oscar y el cerebro deja de funcionar pero creo que hubiese sido más fino sin tanta muletilla.

13 “uh” en tres minutos es una marca considerable.

Cambio de apertura

Empieza con:

“Ohh, I c.. I c… Oh my god.”

No le sale mal pues el público lo interpreta como una incredulidad genuina y le ovaciona pero siento que empezar por su recuerdo imaginario del “Little Bubba Rami” hubiese sido una mejor elección.

Incluso comenzar con el agradecimiento a su madre y hacerlo directamente en lugar de hablar de ella en tercera persona con un:

“Mamá, sé que estas en alguna de estas butacas. Te quiero.”

Juego de contrastes

Para entrar al detalle, hay un momento que me encanta y es cuando “se dirige” a Queen y los chicos del rodaje:

“Gracias por dejarme ser la parte más minúscula de vuestro fenomenal y extraordinario legado”

Una elección de palabras que hubiese potenciado más el contraste hubiese sido.

“Gracias por dejarme ser la parte más minúscula de vuestro gigante legado”

Usar contrastes embellece el lenguaje y potencia lo que dices y para conseguir ese efecto es mejor usar palabras completamente opuestas.

¿Viste la gala de los Oscar de este año? ¿Hay algún gran discurso no podemos perdernos?

¡Cuéntamelo aquí!

COLABORA CON
EL BLOG

Nachotellez.com puede aportar ideas, recursos y sugerencias de manera gratuita gracias a la generosidad de sus lectores. Si encuentras útil el material de esta web, por favor, considera la opción de colaborar.