Llegas a casa derrotado. Has trabajado ocho horas, has encontrado tráfico y no tienes ganas de nada. Así que te quitas los zapatos,  te sientas en el sofá y coges el mando a distancia. Enciendes la tele y tu mente puede, por fin, descansar.

Luego me preguntas:

-¿Cómo te lo montas para ver un discurso cada día?

-Me lo monto con el ordenador, con la tablet, con el Smartphone… aunque no en sentido literal, claro.

-Va, en serio

-Es en serio.

 

Con las facilidades que tenemos, ver un discurso corto al día consume el mismo tiempo y energía que ver  diez minutos de tele al día. ¿Tienes tiempo para lo segundo pero no para lo primero?

Si estás leyendo esto es que tienes a tu alcance las herramientas necesarias para ver uno cuando te apetezca.  Ordenador, tablet o Smartphone. Si no lo haces es porque no estás lo suficientemente motivado.

Todavía.

 

Piensa en lo que podría hacer por ti ver, no ya un discurso breve al día, sino uno a la semana.

Ver discursos te ayuda a observar qué  piensan dicen o hacen las personas de más éxito. Aunque para convertirte en el mejor orador posible no hay nada como la práctica, el estudio de algunos discursos de graduación o de los grandes oradores te aportarán una buena base que modelar.  Ya que te vas a inspirar, inspírate en los mejores porque como dijo Frank Sonnenberg: “ La práctica no hace al maestro si la estás haciendo mal”

Los beneficios no se acaban ahí, ver discursos célebres con frecuencia hará que aumente tu léxico y vocabulario,  que estés al día con las nuevas ideas que se comparten en la red y, como consecuencia, tiendas a tener una postura abierta y tolerante ante distintos modelos de pensamiento, incluso te ayudará a mejorar tu inglés si los ves en la lengua de Shakespeare.

 

Algunos ejemplos de discursos

La mayoría de los discursos que yo veo salen de dos fuentes Youtube y TED.

 

Discursos históricos en Youtube

Youtube es el tercer medio más visitado en internet, sólo superado por Facebook y Google y la plataforma ideal para ver discursos de todo tipo.

Se  está convirtiendo en una especie de televisión a la carta.  Escribes lo que quieres ver y tienes miles de resultados.

Por ejemplo, si pones la palabra “speech” (discurso en inglés) obtienes 18 millones de resultados. Un  número que asusta. Pero si eres de los que prefiere ver discursos en español y escribes “discurso” o “discursos” obtienes 3 millones de resultados.  Siguen siendo muchos vídeos. Si ves uno cada día necesitarías vivir 100 vidas para verlos todos.

 

La mayoría de discursos que veo en Youtube son de discursos clásicos, de oradores famosos o de tramos de películas que han hecho historia. Me gusta porque, si están entre los mejores discursos de la historia, significa que uno puede aprender mucho al estudiarlos.

Puedes escuchar el popular discurso de Steve Jobs, el más famoso discurso de Abraham Llincoln (conocido como el discurso de Gettysburg) o el célebre discurso de Martin Luther King.  Incluso desgranar porque se te ponen los pelos de punta cuando oyes a Russell Crowe hablar en el anfiteatro en Gladiator.   Y es que en un discurso de guerra hay mucho que estudiar.

Además, You tube tiene la particularidad de que te permite suscribirte a canales. Hay canales en los que analizan discursos políticos, otros que seleccionan los mejores discursos motivadores, incluso los hay que directamente te enseñan a hablar en público.

 

¿Todavía buscas el mejor discurso del mundo? Entonces puedes acudir a la segunda fuente: las charlas TED.

 

Discursos famosos de TED

TED se autodefine como una plataforma para ideas que vale la pena difundir.  Empezó tratando temas de Tecnología, Entretenimiento y Diseño y sólo ofrecían discursos de famosos tipo Bill Gates o Ken Robinson pero hoy en día contiene discursos sobre prácticamente cualquier cuestión.  Son presentaciones de unos 15 minutos en los que los oradores hablan de temas que les apasionan o en los que son expertos. O ambas cosas.

Además de un buscador con varios filtros también tiene selecciones muy interesantes como los que ellos consideran los 20 grandes discursos de su corta historia, 14 charlas para entender cómo funciona tu cerebro o las 10 mejores cpresentaciones de profesores que inspiran.

Estas son algunas de las que me gustan a mí pero en función de tus preferencias puedes escoger unas u otras. Estas selecciones son geniales porque aglutinan varios discursos inspiradores de una temática en concreto y te evitan el esfuerzo de buscar. Al fin y al cabo,  ¿A quién no le gusta que se lo den todo hecho?

TED, además,  es un ejemplo de la era en la que vivimos. Antes, para acceder a información tan valiosa como la que puede dar un experto que habla en la conferencia anual de TED debías de pagar una cantidad considerable de dinero. Ahora no. Hoy puedes ver numerosos discursos importantes gratis. El espíritu de esta era es facilitar el aprendizaje, compartir, regalar. Porque como dice Garr Reynolds: “Cuánta más gente conozca nuestras ideas, más potentes se volverán éstas”.

 

Otros eventos de discursos cortos

Existen otros lugares en los que puedes ver charlas parecidas como son Pecha Kucha, Ignite o los eventos TEDx que se organizan alrededor del mundo,  aunque la calidad no es tan alta ni homogénea.

Por último, en la web oficial de Toastmasters International podrás ver algunos tramos de los discursos de los últimos campeones del mundo de oratoria. Esta gente no será recordada como grandes oradores de la historia pero en Toastmasters compiten unas 30.000 personas para ser el número uno y el nivel es muy alto.  Si lo que quieres es aprender, este puede ser un buen sitio para empezar.

 

La tecnología ha puesto a tu alcance discursos históricos, puedes  verlos, oírlos, incluso sentirlos  desde el sofá de casa, desde el metro o desde la cola del supermercado.  Vives en un mundo en el que tienes todo eso a sólo un clic de distancia. Un mundo lleno de mensajes te está esperando.  La cuestión es ¿Quieres verlos?