Soy malo para muchas cosas, entre ellas elegir nombres.

Cuando Elvia se quedó embarazada yo quería ponerle Eomer al bebé en caso de que fuese niño. Cuando se lo dije a mi gente cercana pensaban que estaba de broma. A mí me sigue pareciendo un nombre genial -aviso a navegantes- pero cuando todo el mundo te dice lo contrario tal vez debas planteártelo. Por suerte para todos, fue una niña.

 

Así que hace poco, mientras preparaba mi nuevo curso online para hablar en público, le pedí a mis suscriptores que me ayudasen a elegir un nombre.

Como necesitaba un nombre provisional, le empecé a llamar El ponente atractivo. No es un nombre que me apasione pero me podría acostumbrar. Además, lo que importa es el contenido no el envoltorio.

Pero quería saber que pensaban mis lectores así que les propuse 5 alternativas:

 

 

Como puedes ver, ingenio no me sobra. Los nombres son… bueno, son nombres.

Anticipando una falta de frenesí por alguno de ellos, les di la opción de nombrar el que ellos considerasen el más adecuado. Algo así como un do it yourself.

 

 

Los resultados


Pues bien, ha sucedido lo inimaginable y resulta que el nombre con más votos, ha sido…

…bueno, te lo cuento al final.

 

Eso sí, ha sido una victoria compartida porque está empatado a votos con… prrrrrrrrrrmmmmm…

 

Oratoria para el éxito

 

A mí este título me suena a libro de auto-ayuda americano pero no me hagas caso. Paso demasiado tiempo en las librerías. Si está rozando la victoria, por algo será.

 

Aunque estos dos han sido los que han luchado por hacerse con el título no podía dejar a un lado algunas de las opciones que se han discutido.

 

Con un nada desdeñable 19% de los votos tenemos Hablar en público como un profesional. Es algo simple, directo y que da una idea clara de lo que uno se puede encontrar. La parte mala es que la mayoría de profesionales habla de forma opuesta a lo que yo enseño con lo que puede llevar a malentendidos. Si quieres ser uno más de la gran masa gris que se pierde en agradecimientos, improvisa gran parte de la charla y se excede 20 minutos de su tiempo, este no es tu curso.

 

El resto de opciones tienen un porcentaje minoritario pero creo que vale la pena darse una vuelta por alguna de ellas.

 

Resulta que, como di la opción a proponer tu propio título, algunos han estado dándole al coco.

 

Mi preferido es el que propone El nuevo ponente hechicero. Supongo que el viejo estaba ya cascado de lanzar conjuros y necesitaba alguien que lo sustituyese. Sin duda podría ser un gran título si en alguno de los temas planease el sacrificio de pollos pero, de momento, voy a dejarlo para futuras ediciones.

 

Hay alguien que me propone Hablar bien cuesta poco y, haciendo alarde de su ingenio, lo cataloga como un título “cojonudo”. Si tengo que ser sincero, me gusta. Es algo sencillo, contra-intuitivo y con un punto agudeza. Aunque menos del que debes intuir, compañer@ pues otros cuatro como tú lo han sugerido. De hecho, de entre las propuestas alternativas, es la más repetida.

 

A otr@ no le gusta ninguno de los títulos y propone Oratoria para el éxito. Si buceas en tu subconsciente te darás cuenta de que tal vez, y solo tal vez, se te haya ocurrido leyéndelo en algún lado. Concretamente en la opción 5 de la encuesta. Nunca subestimes el efecto de recencia.

 
 

Hay dos más que merecen mención.

Uno es Comunicación y diversión. Alguien que intuye lo que viene. Supongo que, después de unas cervezas, podría tenerlo en cuenta pero de momento me recuerda demasiado a esos anuncios de Mediterráneo, juguetes para compartir.

 

El último es No hables sin pensar antes. Parece que alguien está hasta los h**** de otro alguien y le gustaría que expresase con menos frecuencia su opinión. Gracias por la sugerencia pero por ahora tengo en mente opciones algo más optimistas.

 

 

El ganador


Y ahora sí, es momento de desvelar la opción ganadora. Con un 31% de los votos, el nombre más votado es…

 

El ponente atractivo

 

Al final, quizá no sea tan gañán como creo y Eomer no sea un mal nombre para niño ¿eh?

Así que el curso se queda con el nombre con el que nació. Y ahora toca seguir puliendo los contenidos que ¡solo quedan 40 días para el estreno!

 

Por cierto, si quieres reservar tu plaza y aprovechar un 30% de descuento, date prisa. Solo quedan 14 asientos.