Observa estas tres fotografías y di en voz alta cuál te gusta menos.
 
 

columpio

 

flores

 

anillos

 

Si eres como la mayoría de personas, habrás escogido la segunda.

Si no es así, Jorge Bucay tenía razón. Eres especial.

 

¿Por qué a la gran mayoría le gustan más las otras dos fotos? No es por el color, ni por los dibujos ni porque la fotografía tenga más o menos calidad. Es porque la primera y la tercera cumplen la regla de los tercios.

 

Qué es la regla de los tercios

La regla de los tercios – o ley de los tercios – es una de las leyes de composición fotográfica más conocidas.

Esta directriz de diseño gráfico consiste en dividir la imagen en 9 partes iguales mediante dos líneas verticales y dos horizontales.

El resultado es una composición con 4 puntos de intersección como la que ves aquí:

 

regla-de-los-tercios

 

A esos puntos de intersección se les llama puntos áureos y es dónde deberías situar los elementos clave de tu fotografía o diapositiva.

Lo que la hace tan famosa es su efectividad y sencillez. Solo hay que adaptar los elementos de la composición a esas lineas y la imagen general acaba adquiriendo propiedades mágicas.

La regla de los tercios se usa en pintura, fotografía, cine y otros artes, pero hoy te voy a mostrar las posibilidades que ofrece para presentaciones en las que uses diapositivas tipo Powerpoint o Keynote.

 

*No debes confundir la regla de los tercios con la regla de tres. Si quieres saber qué es la regla de tres y cómo aplicarla, hablé de ello aquí.

 

 

Efectos de la regla de los tercios

Cuando tus diapositivas cumplen la regla de los tercios obtienes un efecto óptico que logra:

  • Una composición más equilibrada y con más armonía entre sus elementos.
  • Una diapositiva más compleja y más interesante.
  • Una imagen con mayor sensación de profundidad.

 

 

Cómo usar la regla de los tercios

Puedes usar la regla de los tercios de cinco maneras distintas. Para entender mejor el concepto te voy a poner algunos ejemplos.

 

1. Situar el elemento clave de tu diapositiva en alguno de los puntos áureos.

 
gatito
 

Fíjate cómo en este retrato de Sylvestre el fotógrafo eligió situar el elemento clave – su cabeza – en uno de los puntos áureos. En este caso, en de la esquina superior izquierda. Podría haber hecho una foto con más perspectiva en la que saliera toda la cesta y Sylvestre estuviese centrado pero como es un fotógrafo profesional no lo hizo.
 

 

2.Situar el elemento clave a lo largo de las líneas verticales

 

martin pescador
 
En esta composición, el Martin Pescador – lo sé, acabas de alucinar con mi nivel de cultura avícola –  queda alineado con la primera línea vertical izquierda. Situarlo ahí dota a la foto de mayor complejidad y elegancia.

Un consejo más: cuando sitúes de perfil un elemento en cualquiera de las dos líneas verticales, debería estar mirando hacia el resto de la composición. En este caso, al estar situado a la izquierda mira a la derecha.  Si estuviese situado a la derecha debería mirar a la izquierda.

 
 

3.Situar el elemento clave a lo largo de las líneas horizontales

 
hobbiton
 
JRR Tolkien sacó esta foto de la Comarca a la hora de la siesta, por eso no aparece ningún hobbit en la imagen. Pero lo importante de la composición es que la línea del horizonte que divide cielo y montañas se ajusta sorprendentemente bien a la ley de los tercios.

 

 

 

Hasta aquí hemos visto cómo situar un elemento clave cumpliendo una de las leyes de la fotografía.

¿Qué pasa si hay más de un elemento?

Que haces lo mismo que mi mujer al vestirse. Combinarlo todo.

 

 

4- Situar los elementos clave a lo largo de las líneas horizontales y verticales.

 
Nancy
 
Puede que pienses que en esta fotografía solo hay un elemento importante: las ondulaciones de la arena.

Pues no.

El contraste entre arena y cielo también es bonito.

Observa cómo en esta composición el cuerpo de Nancy queda perfectamente alineado con la segunda línea vertical mientras que la división entre arena y cielo se ajusta con exactitud a la primera línea horizontal.

Y tú que pensabas que la foto te había gustado por el culo. ¿Eh?
 
 

5- Situar los elementos clave en alguna de las líneas y en un punto áureo

 

chico gorra

 

Para acabar fíjate en esta combinación de elementos. Ricky mirando al horizonte mientras piensa en el culo de Nancy.

Es un gran ejemplo de alineación de elementos. El cuerpo de Ricky está alineado con una línea vertical. Su cabeza descansa muy cerca de uno de los puntos áureos. El peñón de Gibraltar está perfectamente centrado con otro de los puntos de intersección. Finalmente, la división mar-cielo coincide con una de las líneas horizontales.

No está mal. ¿No?

 

 

Consejos para aplicar la ley de los tercios en Power Point

Cuando prepares tus diapositivas deberías tener algunas cosas en cuenta:

 

1- Configuración de la página

Si tu software te ofrece por defecto una diapositiva cuadrada, ve a configurar página y cámbiala.  La mayoría de imágenes de catálogo son horizontales y están preparadas para formatos tipo 16:9. Cuánto más se parezca tu diapositiva a esa configuración, mejor podrás adaptar las imágenes cumpliendo la regla de los tercios.

Un ejemplo: la configuración con la que están hechas todas las diapositivas de este artículo es de 19cm de alto por 31 de ancho.

 

2- Diseña con las líneas de los tercios visibles en pantalla

Hacerlo es sencillo.

  • Clic derecho en la diapositiva. En el menú que aparece haz clic en “regla”. Si ya la tuvieses activa, puedes saltarte este paso.
  • Clic derecho en la diapositiva. En el menú que aparece hacer clic en “cuadrículas y guías”.
  • En “espaciado” escoger la opción 8 cuadrículas por cm del desplegable.
  • Activar la última opción: “Mostrar guías de dibujo en la pantalla.”

Ahora se deberían ver dos líneas de puntos recortados en tu diapositiva. Una horizontal y otra vertical.

 

  • Divide la anchura y altura de tu diapositiva entre seis. Por ejemplo, la mía mide 19 x 31. Los números que obtendría son 3,16 y 5,16.
  • Haz clic encima de la guía de dibujo horizontal, mantén el botón presionado y muévela a lo largo de la diapositiva hasta situarla en el número que has obtenido en la división anterior -o uno muy parecido-.
  • Repite el proceso con la línea vertical.
  • Presiona Ctrl + clic izquierdo encima de una de las líneas para duplicarla. Mantén los dos botones presionados mientras la mueves y la llevas al otro lado de la diapositiva hasta alcanzar de nuevo el número que buscas.
  • Repite el proceso con la otra línea.

 

Ahora deberías tener dos líneas verticales, dos horizontales y la pantalla dividida en 9 recuadros.

Si les gustó el tutorial denle al like amigos.

 

 

3- Escoge bien las imágenes

Cuando busques imágenes en los bancos de imágenes intenta que cumplan la regla de los tercios. Siempre puedes agrandar las imágenes – respetando las relaciones- y jugar con el posicionamiento pero no hay nada mejor que una imagen en tamaño y cuadro original.

 

 

De momento te he mostrado diapositivas compuestas únicamente de fotos. Aunque puede que alguna de las tuyas sea así, lo más probable es que combinen fotos y palabras o que únicamente tengan palabras.

¿Sirve la regla de los tercios también para las palabras?

Yes.

 

imagen y texto

 

Podrías usar esta composición mientras intentas convencer a tu audiencia de la importancia de ser diferente. De sorprender.

En este ejemplo puedes ver como la casa está en un punto de intersección y las palabras se sitúan a lo largo de una línea horizontal. Cuando el texto no se pueda alinear en su totalidad con una línea o un punto áureo trátalo como si fuese una imagen y centra el punto medio.

 

 

En el amor y en la guerra no hay reglas. En el resto de disciplinas sí.

Hoy te he mostrado una de esas reglas fotográficas. Una sencilla de aplicar y que promete grandes resultados.

Cumplir la ley de los tercios añadirá equilibrio y elegancia a tus presentaciones. Y es que el número tres mola. 🙂

 

¿Quieres más ideas para tus diapositivas? Aquí tienes otras 20.