Persuadir es algo que todo el mundo quiere saber hacer.  Desde el portero de tu bloque hasta el jefe de tu jefe. Todos quieren convencer a alguien de algo. Todos quieren que los demás les hagan caso.

¿Pero cómo lo logras?

Existen distintas técnicas de persuasión.  Aquí vimos 6 estrategias para convencer a las personas de manera científica.  Te puse ejemplos prácticos de cómo convencer a un hombre, a una mujer o a un cliente.

Aquí te ofrecí un truco para ser persuasivo y vimos en qué se gastan los millones las grandes multinacionales.

Ahora que ya sabes qué es persuadir y cómo lograrlo, te traigo otra estrategia de fácil uso y que podrás aplicar en tus discursos: la estrategia de persuasión de Dale Carnegie.

 

Dale Carnegie fue la figura más destacada en materia de oratoria en el siglo pasado.  Sus libros sobre influencia fueron un éxito y le convirtieron en el gurú de la comunicación persuasiva.

Si todavía te preguntas cómo convencer o quieres ejemplos de persuasión te recomiendo que te leas alguno de sus libros.

Pero si te da pereza ir a amazon, comprarlos, esperar a que lleguen, abrir el paquete y ponerte a ello puedes seguir leyendo este artículo pues hoy te resumiré una de las estrategias más efectivas para discursos cortos.

 

Estrategia de persuasión de Carnegie

Si tu objetivo es ser persuasivo una de las opciones que tienes es cambiar la organización clásica de tu discurso consistente en introducción + nudo + desenlace por otra tal que:

 

 

Ejemplo + llamada a la acción + beneficio

 

 

El ejemplo

El ejemplo es un incidente, una anécdota real de tu vida. Puede ser algo que te pasó en casa mientras le cambiabas el pañal a tu hijo o una epifanía que tuviste en las últimas vacaciones.
Los requisitos son que esté relacionado contigo y que sea real. Lo que no es tuyo acaba oliendo mal.

Para ayudar a la audiencia a viajar contigo en esa anécdota añade tantos detalles como puedas. Cuánto más concreto mejor.

Mejor mi amigo David que sólo un amigo.
Mejor el tercero segunda donde vivía que un simple piso.
Mejor jugaba a fútbol en campos de arena que practicaba deporte.

Para saber qué detalles incluir puedes responder a las cinco preguntas de los noticieros: qué, cuándo, quién, cómo y por qué.

“La semana pasada estuve en Butare, un aldea de Ruanda en la que no tienen agua potable.
Cada mañana, mi mujer y yo caminábamos dos kilómetros para traer de vuelta dos cubos de tres litros cada uno y poder disponer así del agua que usábamos durante el día. Es curioso pero ese ejercicio hacía que viésemos el agua como algo distinto. Algo mucho más valioso. De hecho, la veíamos como lo que es. Algo indispensable para poder vivir. “

 

La llamada a la acción

La llamada a la acción es la instrucción que le das al público para que haga algo.

Votad por mi mañana, invertid en mi startup, comprad acciones de nuestro banco.

Eso son instrucciones, es lo que quieres que el público haga. Es lo que buscas. Para lo que quieres ser persuasivo.

La llamada a la acción tiene que ser breve y específica.  Ayúdales a entenderlo. No te enfrasques en frases rebuscadas o divagues para hacerlo más sutil.

“Si ustedes tuvieran la bondad de realizar alguna aportación, no hace falta que sea una gran inversión, de hecho la mayoría de las veces poblaciones como las de Butare tienen suficiente con pequeñas contribuciones que significan un gasto insignificante para el que las realiza”

No les cuentes un rollo. Sé directo.

“Por eso os pido que hoy, al salir de aquí, donéis 10€ para ayudar a la gente de Butaru.”

No tengas miedo, no estás haciendo nada malo. No les pones una pistola en la cabeza para que presten ayuda. La pides amablemente y el que quiera ofrecerla lo hará. Y el que no, no. Y las vidas de ambos seguirán su curso.

 

El beneficio

El beneficio es aquello positivo que sucederá si la audiencia realiza la llamada a la acción del paso anterior. Debe estar relacionado con el ejemplo que has usado en el primer paso y, a poder ser, centrarse en un único elemento  en vez de elaborar una larga lista. No creas que la sobredosis de argumentos funciona.

“Con esos 10€ una persona de Butare tiene el agua necesaria para vivir durante seis meses.”

 

Tres sencillos pasos para construir un discurso persuasivo corto y efectivo.

¿Te atreves a ponerlos en práctica cuando tengas ocasión?

Hazlo, porque de nada sirve quedarse aquí. De nada sirve haber leído esto para olvidarlo a las tres semanas. El arte de la persuasión se consigue practicando no recopilando información.

¿Tú eres de acción o de sillón?