¿Alguna vez has tenido que hablar delante de un grupo? ¿Te has preguntado cómo empezar una presentación en público?
Si aún no lo has hecho, pronto lo harás. Seas un emprendedor en busca de financiación, un ejecutivo que quiere presentar un nuevo proyecto a gerencia o un director de equipo que busca motivar a sus compañeros, te tendrás que poner delante de una audiencia y empezar a hablar. Y tus primeras palabras son importantes.

 

Si has tenido alguna experiencia previa sabrás que hablar en público no es lo mismo que hablar con otra persona.
George Jessel dijo una vez: “El cerebro empieza a funcionar el día que naces y no se para hasta que sales a hablar en público”.

Si sabes que no vas a tener disponible tu cerebro, mejor ten preparado de antemano qué decir.
Muchos oradores no lo hacen y empiezan su presentación agradeciendo a su anfitrión la oportunidad de hablar en público en ese auditorio. Otros se presentan y avanzan lo que dirán a continuación. Ninguna de estas dos opciones es la mejor. Lo que digas al principio va a ser la segunda idea más recordada de tu intervención y la que determinará si la gente te escuchará con atención o si sacarán su teléfono para jugar al Candy Crush.

 

Aprovecha esa oportunidad para llamar la atención, es el momento de decirles: “Ehhh, que ahora voy yo. Quizás habéis oído a diez oradores antes, quizás no me conozcáis, quizás habéis venido obligados a esta presentación pero lo que yo os voy a contar mola. Mola mucho”
Aviso para brutos: es en sentido figurado. Ni se te ocurra empezar con este párrafo textualmente.

 

Cómo empezar una presentación en público

Hay tantas maneras como personas habitan la Tierra pero si tienes que empezar por algún lado escucha estas tres sugerencias que verás en este vídeo de dos minutos.

 

¿Te han servido las ideas? Si es así, ponlas en práctica en tu próxima presentación y verás como la gente se guarda el teléfono, te presta atención y te regala su interés. Llegados ahí, mantenerlo es cosa tuya. 😉