Gracias por todo

Gracias por todo

Cuando te compras un coche, de repente, parece que tu ciudad se ha llenado de ese mismo modelo. Empiezas a verlo al ir al trabajo, al llegar a casa o en el parking de Ikea. Lo ves en blanco, en rojo o en el mismo color que el tuyo. Lo conducen hombres, mujeres o...