Una de las pocas cosas que aprendiste en la escuela y que aún usas es la memorización.

Necesitas memorizar listas de compra, fechas de cumpleaños o incluso reuniones. Y si eres como yo, probablemente lo olvides a menudo.

Existen diversas técnicas de memorización – dentro de unas semanas, te hablaré de una de las más famosas – que te ayudan a conseguirlo y cada una es efectiva en función de la persona y del tipo de texto a memorizar. No es lo mismo memorizar textos largos que textos cortos. Párrafos enteros que ideas. Las distintas tipologías de texto te dirán cuál es la mejor estrategia a usar aunque hay algunas técnicas que son útiles para prácticamente todos los textos y eso es lo que te traigo en el vídeo de hoy. Un vídeo de cinco minutos en el que te explico cómo memorizar textos de una manera genérica.

En este vídeo verás cinco estrategias sencillas, fáciles de entender y más fáciles aún de aplicar que te ayudarán a aprenderte tu exposición rápidamente y evitar el tan temido pánico escénico por blancazo.

A mí me han funcionado y no hay razón para pensar que no lo harán contigo.

Si me pidiesen que me quedara con una les diría que no. Que me quedo con dos. La primera y la última.

 

 

5 técnicas para memorizar textos

 

1. Escribe el texto a mano

¿Recuerdas cómo hacer resúmenes en el colegio o la universidad hacía que ya tuvieses media lección aprendida?

En la universidad yo era de los que siempre hacía resúmenes pero luego nunca los usaba para estudiar. Eso sí, al final, acababa aprobando. Y es que, en el fondo, escribir es una técnica de memorización.

Pero si tú no eras de los que se hacían resúmenes, ¿alguna vez te hiciste una chuleta? Yo nunca me hice ninguna pero un amigo mío me contó que, mientras las hacía, se daba cuenta de que le servían para memorizar.

No te creas que esta estrategia se basa únicamente en la experiencia o el sentido común.
Estudios como este de la revista Psychological Science demuestran que escribir a mano mejora la comprensión y el posterior recuerdo.

 

2. Usa unas buenas transiciones

Solemos contar las historias en orden cronológico y eso nos ayuda a saber qué parte viene después. La mente funciona así.
Es poco probable que pierdas el hilo de lo que estás contando mientras relatas una anécdota o una historia personal. En cambio, sí que es posible que sufras algún bloqueo cuando tengas que saltar de una idea a otra si los conectores no te ayudan a recordar.

Un método que ayuda a memorizar fácilmente es crear unas transiciones lógicas que tengan que ver con el punto anterior.
De esta manera, a medida que avanzas, una idea te va llevando a la otra.

 

Si quieres saber cómo construir unas buenas transiciones y ver algunos ejemplos puedes hacerlo aquí.

 

3. Ensaya por bloques

Lo que solemos hacer muchos para memorizar algo es empezar a ensayar desde el principio del texto e ir avanzando a medida que aprendes material. Si te encuentras con párrafos largos más difíciles de memorizar, vuelves a empezar hasta que te lo aprendes.
Seguir esta estrategia implica repetir decenas de veces la parte inicial y muy pocas la final.

Es como comerte cien veces el primero y no llegar nunca al postre. ¿Pero a todo el mundo le gusta más el postre, verdad?

Lo que hago yo es dividir el texto en bloques – 3 por ejemplo- y primero ensayo un bloque. Cuando lo he memorizado paso al siguiente y así sucesivamente. Solo cuando he logrado memorizar los bloques por separado empiezo a probar con todo el texto de corrido.

En este paso final, a veces me ha costado memorizar el enlace de cada bloque con el siguiente y lo que más me ha ayudado es tener unas buenas transiciones. Como te comentaba, cuando las ideas están bien ligadas y una tiene que ver con otra, tu mente encuentra más fácilmente la carretera que debe tomar.

 

4. Practica solo con el borrador final

Una de las cosas que me sucedía hace años es que me ponía a ensayar cuando había escrito una parte del discurso que me parecía buena.
Por un lado me iba bien porque así veía cómo quedaban las palabras en boca pero por otro lado, a menudo memorizaba partes del texto que no formarían parte del discurso final.

Un discurso sufre muchas modificaciones desde que nace – al menos los míos- y no es buena idea ensayar cuando aún es un embrión. ¿Por qué? Porque es muy probable que estés memorizando partes que no serán iguales o algunas que, simplemente, no existirán.

Y si memorizar te parece difícil, no te cuento lo que supone des-memorizar. Pruébalo, intenta des-memorizar el orden del abecedario o las preposiciones. Buena suerte.

Como aprender a memorizar significa usar las estrategias que mejor funcionen y esta no me daba resultados la cambié.
Ahora no empiezo a ensayar hasta que no estoy seguro de que lo que tengo entre manos es el borrador final. Siempre acabo dando un retoque aquí y otro allí pero cuantos menos cambios sufra mi texto después de ensayar, menos obligo a mi mente a pasar por el doloroso trance de la des-memorización.

 

5. Ensaya en voz alta

La última de este conjunto de tips para memorizar textos es que ensayes en voz alta. Si alguna vez has ensayado tumbado en el sofá y leyendo mentalmente como si fuese un libro, no estás aprovechando todo el potencial de esa sesión de ensayo.

Ensayar en voz alta no solo sirve para recrear la situación futura con más fidelidad sino que, como comentaba antes, te permite ver qué tal quedan las palabras en boca.

Cuando preparas un viaje, escoges el método de transporte en función de la distancia, el tipo de terreno o la hora a la que pretendes llegar al destino. Si quieres ir a Ibiza es poco probable que elijas viajar en camión. Si quieres ir a Moscú no creo que lo hagas en moto.
Sí, el fin es viajar pero el medio que usas es diferente.
Pasa lo mismo con la comunicación. Sí, el fin es comunicar pero el medio escrito no es el mismo que el hablado y lo que brilla en el papel no tiene porque brillar en boca.

Practica en voz alta y quítale la máscara de papel a tus palabras. Sólo así sabrás si lo que tu audiencia escuchará es bueno o si debes cambiarlo.

 

Usa estos 5 trucos para memorizar un texto y seguro que tu rendimiento mejora.

¿Usas alguna otra técnica? ¡Compártela!