¿Has tenido que preparar un discurso alguna vez? ¿Lo tienes que hacer dentro de poco?

Quizá te hayas preguntado qué es lo que deberías hacer para que te quede un discurso perfecto.

 
Para mí no existe un modelo de discurso a seguir. Cada discurso y cada orador son distintos. Cómo preparar un discurso dependerá de de lo que quieras conseguir.

Pero también es verdad que existen algunas ideas que sirven para prácticamente todos los discursos cortos.

10 sugerencias para preparar un discurso

 

1. Planifica tu introducción como orador

Si alguien te va a presentar, prepara esa introducción con esmero. No dejes al azar las primeras palabras que el público oirá sobre ti.

 

2. Escoge un buen título

El título de tu discurso o conferencia será lo que mucha gente use para decidir si le parece interesante o no. Incluso determinará cuánta gente acudirá a tu evento.
Si tu título ya avanza todo lo que vas a decir, malo. La gente no necesitará escucharte.
Si tu título genera interés y curiosidad, bueno.

Algunas palabras que ayudan son: “por qué”, “cómo” o “así fue”. Si tienes dudas de cómo crearla repasa las ediciones digitales de los principales periódicos de tu país. Uno de sus trabajos es conseguir que hagas clic en su noticia y lo suelen hacer muy bien.

Si hubiesen dos conferencias de prensa con estos títulos:

“Rajoy no atendió a la cumbre porque sufrió un mareo”

o

“La razón por la que Rajoy no atendió a la cumbre”

¿A cuál acudirías?

 

3. Escribe como hablas

Redactar un discurso es una cosa pero darlo públicamente es otra muy distinta. La paradoja es que un discurso escrito está pensado para ser hablado.

En general, cuando escribes usas frases más largas que cuando hablas. Para elaborar tu discurso intenta usar frases cortas y pocas subordinadas. Lo que yo hago es pronunciarlo en voz alta mientras lo escribo. Así me doy cuenta de si esa frase “suena bien” o es demasiado rebuscada.
 

4. Prepara un inicio diferente

Evita el clásico: “Buenos días, soy Nacho Téllez y hoy os hablaré de…” para empezar tu presentación. Tu misión en los primeros segundos es captar la atención de tu audiencia así que ten preparado el inicio de tu discurso de antemano. Aquí tienes tres sugerencias sobre cómo empezar tu discurso.
 

5. Organiza el hilo central

Centra tus ideas. Escoge unos puntos principales y desarróllalos. Esto es importante sobre todo en discursos cortos, de menos de 20 minutos.
Mi recomendación es que no intentes hablar de más de cinco cosas. ¿Lo ideal? De tres.
 

6. Añade anécdotas personales en tu discurso

Las historias personales te acercarán al público pues son fáciles de digerir y de repetir y mantienen fácilmente la atención de la audiencia.
¿No te apetece saber siempre el final de una historia? A ellos también.
 

7. Usa metáforas

Todos los grandes ejemplos de discursos contienen una metáfora. Las metáforas consiguen llegar a un rango muy amplio de personas y son una manera sencilla de hacer comprender algunos conceptos. Trata de incluir alguna metáfora en tu presentación ya que la mente humana las recibe con cariño.
¿Por qué sino tipos como Buda, Jesús o Sócrates iban a molestarse tanto en ofrecer sus enseñanzas de ese modo?
 

8. Cuida tu final

No acabes de cualquier manera con un “chin pun” o un “eso era todo”. El final es la parte más importante de tu presentación así que ten estudiado y preparado qué decir. Aquí tienes algunas ideas sobre cómo terminar un discurso.

Aunque parezca contraintuitivo uno de los primeros pasos para preparar un discurso es diseñar el final. Un buen final puede cuadrar con múltiples inicios pero es mucho más difícil diseñar un buen final cuando el inicio ya está preparado.
 

9. Practica únicamente con el borrador definitivo

Hace años empezaba a practicar los discursos con mi primer borrador y es que siempre he sido un poco ansias. A medida que practicaba y memorizaba iba corrigiendo partes del discurso: una palabra aquí, una inversión de orden allá, un descarte de un párrafo entero… Cuando seguía con la práctica me costaba des-memorizar aquellas partes que había cambiado y necesitaba más repeticiones.
Mi sugerencia: no practiques tu discurso hasta que no estés seguro de que ese es el borrador final. Escribe, borra, edita, repite el proceso las veces que haga falta y, cuando sea el definitivo, empieza a ensayar.
 

10. Trabaja bien las ayudas visuales

Si usas Powerpoint, Keynote o algo parecido, asegúrate de que tu presentación cumple unos mínimos requisitos de diseño. Es fácil acostumbrarse a lo que uno ve por ahí y acabar haciendo lo mismo. Y si lo que ves son malos ejemplos, pasa lo que pasa.

 

Extra tip

Un consejo final es que contrates a un profesional si en tu presentación hay mucho en juego.
Si hay un incendio en tu calle lo primero que harás es llamar a los bomberos. ¿O te pondrás un casco, sacarás la manguera y te adentrarás en el edificio en llamas?
 

Estas pistas sobre cómo se elabora un discurso son las primeras que deberías seguir. Cuándo lo hayas hecho tal vez te interese oír los 10 consejos sobre cómo dar un discurso.

Ya ves que en las presentaciones no hay demasiado espacio para la improvisación, antes hay que prepararlo a fondo.

 

Thomas Edison dijo: “El genio es un 1% de inspiración y un 99% de transpiración”.

Empieza a transpirar.